Seguidores

20 dic. 2012

Relato de Jueves



Siempre me han gustado las ventanas, por que me gusta la luminosidad, la renovación, y estar en contacto..con el vetusto pino que me da las buenos días cada mañana desde el otro lado, la luz que me anuncia un nuevo día, el trinar de los pájaros, o el ladrido de mi perro ante un visitante desconocido.
Me conectan al mundo que me atrae y me interesa, del mismo modo que son una barrera, entre ése otro cuya oquedad despierta mi indiferencia. Si estuvieran siempre abiertas o cerradas, sin lugar a dudas dejarían de gustarme.
Andaba yo buscando nombre al blog y ninguno me cuadraba. Aburrida me quedé mirando la pantalla, y comprendí que el ventanuco que esperaba el bautismo era una ventana en toda regla; una ventana abierta al mundo, con todas la ventajas y desventaja que ello conlleva.
La mejor ventana para asomarme y compartir mis inquietudes, para conocer otras culturas y comprender comportamientos...Una ventana que bien usada, puede ofrecerte un mundo paralelo e igualmente maravilloso.
Y al mundo la dejé abierta, para que aires nuevos renovaran el ambiente, para que gente diferente y desconocida entrara y saliera a su antojo...sin pestillos ni cerrojos esta vez.
Lo de “.com” fue el toque de humor con el que suelo aderezar casi todo, y que en este caso concreto, reforzaba la idea que quería expresar.

19 dic. 2012

Un guiño de cálida y sincera amistad


Mis queridos amigos, he decidido que la ventana pasará estas fiestas sin muñecos de nieve, ni bolitas coloristas que adornen el árbol.
Con un decir tan atípico como la decoración de la casa, os hago un guiño de cálida y sincera amistad.

TE DESEO...



 
 Que el niño que fuiste te acompañe siempre.
 
 
 
 
 
Que camines libremente  y sin perder el paso.
 
 
 
 
Que no te falte una pizca de nada.
 
 
 
 
Que nadie silencie tu voz.
 
 
 
 
Que no existan para ti las cadenas.
 
 
 
 
 
Que no falte una nota en el pentagrama de tu vida.
 
 
 
 
 
Que el corazón no te nuble la vista.
 
 
 
 
 
Que el Yo se convierta en Nosotros.
 


 
 
Que el calor arrope tus días.




 
Que tus raices te hagan crecer.
 



 
Que no hilvanes la duda con lágrimas.




 
Que las espinas no hieran tu alma...
Que la herida no te haga cesar...
Que la lucha culmine en un triunfo...
Que el triunfo te enseñe el camino...
Que el camino valga la pena...
Y encuentres la dicha y la paz.

 
 
 


12 dic. 2012

Este Jueves "SE VENDE"




Gracias a San, he podido conocer a una mujer encantadora... hasta ahora  sólo había leído sus escritos.
Las otras dos manos son las de Esilleviana, buena escritora y mejor compañera.
Ha sido muy grato ser tu compañera, Esi. Muchísimas gracias.


 
Encontró un atadijo camuflado en una reducida muesca de la garita más saliente del bastión, con un leitmotiv difícil de rechazar: compañía, entretenimiento y nostalgia. Mientras observaba con detenimiento el pequeño lío de la cuerda e intentaba mentalmente deshacer el nudo mal hecho, interpretó que su alma no podía osificarse en un objeto que se compra o se vende. Desde la aspillera advirtió a las personas que paseaban por el interior de la fortificación recordando la sonrisa de felicidad de aquella mujer errante, o los ojos alegres de aquel enfermo acompañado, que con caminar pausado arrastraba la vida, mientras en el suelo mojado, quedaba la huella del hombre honesto que marcaba el paso.
Dos chiquillos le hicieron trastabillar, y mientras el anciano se balanceaba advirtió la presencia de un hombre en un tenderete, cuyo rostro le era ajeno.
Dispuestos sobre unas cajas pudo ver unos frascos de diversos formas, tamaños y colores. Media docena de mujeres se habían acercado para averiguar su contenido, pero extrañamente guardaban un silencio inusual.
El anciano, agradecido, tomó la palabra.
-¿Qué vendes?
-Lo que tú buscas no puedo dártelo, y lo que tengo no lo necesitas-respondió tajante.
-No has dicho lo que vendes-gritó una joven.
-Dos onzas de felicidad, media sonrisa, una pizca de sensatez, cinco gramos de buen hacer...
-¡Mentiroso! ¡Embaucador! ¡Farsante!-gritaron el resto de mercaderes.
-¿Cuánto pides por todo?-dijo una voz lejana.
-¿Acaso me lo puedes comprar?
-Toma-dijo poniéndole una bolsa de monedas en la mano.
-Con cien bolsas como ésta no compras lo que yo vendo.
El hombre soltó una sonora carcajada, ante tan insólita respuesta.
-¡Gracias!-dijo el mercader devolviéndole las monedas- Ya me has pagado.
 

SAN nos guiará en las demás ventas.

9 dic. 2012



Mientras cronos juega con nosotros caprichosamente, la vida cierra y abre puertas, y celosamente nos asomamos para descubrir qué nos depara el destino.
El mío culmina al asomarme a la ventana, y dejar que el aire se renueve inundando la estancia de aromas familiares.
Permitid que mis tímidos decires os acompañen nuevamente, que fluyan libres y espontáneos con más pausa que prisa; suaves  como la brisa, cálidos como las tardes de Abril...
Dejad que los vuestros me susurren al oído mil cosas y ninguna. Que lea entre líneas, interprete los silencios, y adivine en cada línea emociones y nostalgias.

Un fuerte abrazo, compañeros.